Eso no se dice, eso no se hace

jobline-blog (11)
0

Eso no se dice, eso no se hace en una entrevista de trabajo ¿has escuchado esas palabras? … Y es que conseguir trabajo no es un proceso fácil, evidentemente, tener un excelente currículum ayudará mucho, pero esto no lo es todo cuando debes enfrentarte a una entrevista de empleo, pues dependiendo de cómo actúes y te comportes en la entrevista, podrás ser seleccionado para ocupar la vacante laboral o simplemente serás descalificado del proceso.

Sobre el tema, el reconocido conferencista Michael Kerr, quien es autor de diferentes libros de crecimiento personal y libros de empleo, ha indicado algunas de las peores cosas que han dicho o hecho en entrevistas de trabajo los aspirantes a una vacante. Por ello, a continuación, te indicamos todo lo que no se debe decir y no se debe hacer en una entrevista de trabajo, según Kerr y según la experiencia, para que finalmente logres conseguir el puesto de trabajo sin inconvenientes.

Lo que no se dice en una entrevista de trabajo

Hay cosas que jamás se deben decir en una entrevista de trabajo y estas son:

  • Tengo nervios: sentir nervios en una entrevista laboral es algo normal, pero debes aprender a controlarlos y más aún no debes demostrarlos. Esta frase “estoy nervioso/a” es más común en mujeres que en hombres, de hecho, en ocasiones puede sonar algo graciosa, pero nunca será beneficiosa en una entrevista, puesto que nadie quiere contratar a alguien inseguro.

Demostrar los nervios no es la mejor opción de demostrar sinceridad, sino es la peor opción para lucir inseguro y recuerda que la confianza en sí mismo y la seguridad, es la clave de una entrevista de trabajo exitosa.

  • Necesito obtener el empleo: otro terrible error en una entrevista de trabajo es rogar por obtener el empleo. Nadie contrata por compasión, llorar o suplicar por ser bien calificado en una entrevista de trabajo es una pésima forma de obtenerlo. Esta es una mala estrategia, que termina en descalificar al aspirante, pues demuestra una desesperación mal valorada por cualquier empleador.
  • ¿Cuánto me van a pagar?: el tema del dinero no lo debes mencionar en una entrevista de trabajo, este tema se trata después de ser seleccionado y si simplemente no te parece una remuneración justa o no es lo que aspiras, pues no aceptas la oferta. Pero, nunca debes hablar de dinero, los empleadores siempre están buscando una persona que tenga intereses más allá del dinero y que demuestre compromiso con la misión y valores de la empresa. Si bien, toda persona que busca un empleo está interesada en saber cuánto le pagarán, espera que sea en entrevistador quien hable de las condiciones laborales.
  • Me interesan las ventajas que ofrecen: hay empresa que brindan grandes ventajas laborales, pero no puedes demostrar que ese es tu principal interés de ser contratado. Decir: “me encantan que den el almuerzo gratis” o “lo que me gusta de la empresa es que no se trabaja los viernes”, no suena nada bien.

En primer lugar, porque puede que la empresa esté considerando eliminar esos beneficios y en segundo lugar, porque estarías hablando de tu propio beneficio, cuando debes hablar es, de lo que tú le puedes aportar a la empresa.

  • Prefiero no decirlo: cuando te pregunten algo debes responder con claridad y brevedad, (siempre y cuando no sean preguntas inapropiadas), pero, usar términos para evadir la pregunta como: “prefiero no decirlo”, no traerá nada bueno. El entrevistador supondrá lo peor y quedará con muchas dudas.
  • Mi debilidad es…: nunca hables de tus debilidades, a menos que, el entrevistador pregunte sobre cuáles son tus debilidades. Si el empleador hace esa pregunta, no respondas que no posees ninguna debilidad, pues no es una respuesta honesta y todas las personas tienen debilidades. Por lo tanto, responde mencionando tus debilidades más irrelevantes, pero no como un problema, sino como un punto débil que sabes controlar y que además, siempre trabajas para ganarle a la debilidad y para que la misma no te afecte en el trabajo.

Ahora bien, si no te preguntan al respecto, nunca menciones tus puntos débiles.

  • Mis jefes han sido (#%&..término despectivo): no hables mal de tu jefes, por el contrario recalca que siempre has aprendido mucho de ellos y es lo que te han hecho ser el profesional que eres hoy. De nada vale criticar a tus jefes delante de un entrevistador, siempre lo verán mal.
  • ¿Cuánto dura la entrevista?: si preguntas el tiempo de duración de la entrevista darás la impresión que estás con prisa, de hecho, una muy buena señal que muestra que los empleadores están interesados en tu perfil, es que una entrevista de 30 minutos se alargue a 45 minutos o más. Así, que no muestres interés por salir rápido de la entrevista, es mejor que todos se tomen su tiempo.
  • No tengo preguntas: si el entrevistador dice: «¿Tienes alguna pregunta?», la respuesta debe ser siempre “SI”. Busca al menos una buena pregunta que hacer, de lo contrario mostrarás desinterés por la empresa.

Lo que no se hace en una entrevista de trabajo

Hay cosas que jamás se deben hacer en una entrevista de trabajo y estas son:

  • Llegar tarde: la impuntualidad nunca se ve bien y menos en una entrevista de trabajo. No hay peor carta de presentación que la impuntualidad, así intenta llegar al menos 10 minutos antes, pero no abuses de llegar muy temprano, ya que, llegar demasiado temprano puede incomodar. Los entrevistadores podrán pensar que no entendiste muy bien cuál era la hora exacta de la entrevista o que intentas presionar para que te atiendan antes. Así que ni tan temprano, ni tan tarde.
  • Usar ropa inapropiada: debes vestir brindando siempre una imagen profesional, ten en cuenta que tú eres el producto que vas a promocionar, por lo tanto, viste impecable, luce limpio, con el cabello bien peinado. Recuerda que una buena primera impresión, la podrás dar una sola vez, no hay más oportunidad para ello.
  • Ser grosero: por más que te hayan hecho esperar para pasar a la entrevista, nunca debes ser grosero. Tampoco debes ser grosero con la recepcionista o el equipo de apoyo de la entrevista, pues ellos serán tus futuros compañeros de trabajo y seguramente no querrán que contraten a una persona grosera y mal humorada.
  • Otras fallas comunes: no actúes confianzudamente, más que agradable se verá como una falta de respeto. No asistas acompañado, apaga el teléfono celular y no contestes llamadas durante la entrevista, no comas, no pidas permiso para salir al baño, no fumes, no interrumpas al entrevistador, no bosteces, no hables de más, no mastiques chicle mientras te encuentres en la entrevista.

En cuanto a la postura, debes sentarte recto, mostrando seguridad en tu lenguaje corporal, sin mostrar tensión. Muestra buena actitud y gran personalidad.

Finalmente, despídete con un estrechón de manos dando las gracias por el tiempo y la atención prestada, muestra interés en la plaza de trabajo y sal con una sonrisa. Sigue estos consejos y verás cómo no te equivocarás en una entrevista de trabajo.

Dejanos un comentario