Preguntas indiscretas

jobline-blog (9)
0

Una entrevista de trabajo está llena de preguntas, pues la idea es que el entrevistador logre conocer lo que le interesa de un trabajador mediante la elaboración de un conjunto de preguntas que el entrevistado deberá contestar. Con este ciclo de charla y preguntas, el empleador podrá efectuar una selección del personal según las respuestas que este emita, pudiendo valorar si las mismas son interesantes y se ajustan al perfil que la empresa necesita.

Sin embargo, algunos entrevistadores pueden efectuar preguntas indiscretas, que van más allá de lo que le interesa saber al empleador para contratar a una persona, las cuales incluso pueden traspasar la vida íntima del opcionante a la vacante laboral.

La revista Forbes, ha indicado el índice de preguntas indiscretas en las entrevistas de trabajo, el cual en los últimos años ha aumentado considerablemente, especialmente para el género femenino. Por ello, esta prestigiosa revista, plantea una serie de recomendaciones sobre cómo afrontar este tipo de preguntas. Además, te indicaremos cuando incluso lo más conveniente es omitirlas y no responder nada al respecto.

Las preguntas más indiscretas en una entrevista de trabajo y las posibles respuestas

Veamos cuales son las preguntas más indiscretas:

  • ¿Cuál es su estado civil?: esta es una pregunta muy personal, comúnmente en el documento de identidad que mostramos en el currículum se muestra el estado civil. Pero, si insisten en esta pregunta, deberás considerar tu respuesta según el tipo de puesto de trabajo que estás aspirando.

Si el trabajo al que aspiras está relacionado con un cargo que obliga a desplazarse constantemente o si implica mudarse a otra ciudad, evidentemente, esta pregunta viene al caso. Si el cargo no implica esta actividad, simplemente personalmente serás tú quien determine la conveniencia de contestar. Una buena salida es contestar: “La respuesta es SI/NO, sin embargo, esto no afecta el cumplimiento de mis funciones.”

  • ¿Tiene problemas de salud?: legalmente esta pregunta no debe ser formulada por ningún empleador en una entrevista de trabajo, para eso están los exámenes pre-ocupacionales o pre-laborales que determinarán si el trabajador tiene una enfermedad previa a su contratación.
  • ¿Qué feriados especiales prefiere?: esta pregunta quizás esconde una forma desapercibida de conocer el entrevistador la tendencia religiosa del entrevistado. La mejor respuesta ante esta pregunta es: “Es una pregunta muy personal, sin embargo, puedo decirles que los feriados que otorgue la empresa siempre serán mis preferidos”. Así graciosamente, no les das oportunidad de que conozcan tu religión y que te discriminen por ella.
  • ¿Piensas tener más niños?: esta es una pregunta muy típica que hacen los entrevistadores, especialmente a las mujeres. Pero realmente, tus intenciones de continuar teniendo hijos o de tener tu primer hijo, no son un tema de interés para el empleador. Sin embargo, ante tal pregunta puedes contestar: “Es una decisión muy personal, ante la cual solo yo decidiré al respecto en un momento determinado”.
  • ¿Tienes novio/a?: otra pregunta personal la cual es mejor dejar en incógnita, Y es que no estás obligado a contestarla, ya que la misma no es relevante para obtener un puesto de trabajo. Ante esta pregunta puedes responder con otra pregunta: “¿La respuesta afectará la contratación?, porque es una pregunta personal que no se relaciona con el puesto de trabajo, por lo tanto, prefiero solo hablar de temas laborales”.
  • ¿Cuál es su peso y estatura?: esta es otra pregunta que se relaciona con un tema de estética y salud, así que no tienes que responder esta pregunta indiscreta. De todas formas, en los exámenes pre-ocupacionales deberán constar tu talla y peso. Así que la mejor respuesta es: “No lo recuerdo, pero en los exámenes pre-ocupacionales seguramente tomarán mi medida y peso exactos”.
  • ¿Piensas casarte próximamente? Esta es otra pregunta que no viene al caso, ni debe ser un criterio de selección de un trabajador, a menos que, la vacante laboral implique un trabajo fuera de la ciudad o conlleve a una mudanza. Pero si el puesto por el que optas, no implica ninguna de estos factores, simplemente responde: “Mi estado civil no es indispensable para hacer bien mi trabajo, ser casado/a o soltera/o, no define la calidad de mi trabajo”.
  • ¿A qué partido votas? Esta pregunta sí que es indiscreta, siempre y cuando el cargo al que optas no sea de asesor político. Pues a una empresa o al empleador no le debe interesar la posición política de un trabajador, ya que en ningún trabajo se debe hacer proselitismo político. Además, en la mayoría de países el voto es secreto, por lo que incluso tu posición política también puede serlo. Antes esta pregunta puedes responder: “La oferta de trabajo no habla de un trabajo de asesoría política, así que no es relevante que conozca mi posición política, ni a qué partido voto”.
  • ¿Estás afiliada/o a algún sindicato? La afiliación a un sindicato no puede limitar una contratación laboral. Cada trabajador es libre de estar sindicado o no. Por ello, lo mejor es responder: “El ser un trabajador sindicado es un derecho de libre afiliación que se puede ejercer en cualquier momento. Esta pregunta no es de relevancia laboral”.

No estás obligado a responder preguntas indiscretas en una entrevista de trabajo

Este tipo de preguntas sobre aspectos de la vida privada de las personas, que no se relacionan con el cargo al cual te postulas, son preguntas que violan los derechos fundamentales reconocidos por la mayoría de constituciones del mundo y por los Tratados Internacionales en materia de Derechos Humanos, suscritos por la mayoría de países.

Por lo tanto, cualquier pregunta en una entrevista de trabajo que atente contra la igualdad, libertad sexual, libertad religiosa, el libre desarrollo de la personalidad, la libertad ideológica, la libertad sindical, la intimidad y otros derechos personales, simplemente merecen no ser respondidas.

No existe en modo alguno obligación por parte del entrevistado a responder este tipo de preguntas, ante las que incluso puedes emprender acciones legales en caso de ser preguntas ofensivas, indignantes o desagradables.

Sin embargo, cómo pudiste ver, pueden existir respuestas elegantes y respetuosas para evadir estas preguntas, las cuales en ningún momento implican falsear la verdad. Sino que, implican una alerta al entrevistador para que se percate que está invadiendo el espacio personal con sus cuestionamientos y que es preferible que continúe con la siguiente pregunta.

Además, ten algo presente, si te sientes muy indignado con la entrevista es mejor levantarte con cortesía y dar por terminada la entrevista. Quizás, realmente no vale la pena trabajar con personas que más que estar interesados en tu capacidad profesional, están interesados en discriminar o denigrar con preguntas capciosas, mal intencionadas y entrometidas a sus postulados.

Dejanos un comentario